*

X

Sigue estos 4 hacks para aprender a estudiar 5 horas diarias y no morir en el intento

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/02/2018

El entrepreneur Paul Tudor Jones mencionó en una ocasión: “El capital intelectual siempre triunfará sobre el capital financiero”

¿Qué tienen en común Bill Gates, los Obama, Warren Buffett, Albert Einstein o Nikola Tesla? La avidez por el aprendizaje, aun fuera del ámbito escolar. Varios de estos individuos, reconocidos por ser prolijos en sus diferentes áreas, solían tener vidas sumamente ocupadas; sin embargo, siempre –sin excepción– dedicaban un momento del día a aprender. Incluso algunos tomaban vacaciones de 2 semanas para sólo encerrarse en casa con la mayor cantidad de libros posibles; otros, leían al menos 1 hora cada día mientras estaban en la oficina presidencial.

Una vez que se valora el poder del conocimiento, el proceso del aprendizaje surge casi desde la motivación más pura del ser humano. Si bien es verdad que hay quienes consideran que el conocimiento es el nuevo dinero, la realidad es que el aprendizaje tiene el potencial de liberarnos de las preocupaciones compulsivas del consumismo exacerbado. En palabras de Michael Simmons, de Quartz: “Pasamos nuestras vidas coleccionando, gastando, deseando y preocupándonos por el dinero –de hecho, cuando decimos ‘No tengo tiempo’ para aprender algo nuevo, es usualmente porque nos encontramos fervientemente comprometiendo nuestro tiempo en ganar dinero–”. Por lo que, una vez que aprendemos que el conocimiento nos libera, nos damos cuenta de que –como el entrepreneur Paul Tudor Jones mencionó en una ocasión– “El capital intelectual siempre triunfará sobre el capital financiero”.

Desgraciadamente, en los últimos años y con la globalización digital, la tendencia a invertir en el conocimiento ha disminuido. Por ejemplo, en el año de 1989 la Enciclopedia en CD de Compton implicaba un gasto de hasta mil 370 dólares –actuales– y ahora, la información editada en dicha enciclopedia puede encontrarse gratuitamente en cualquier página de Internet. Esto, indudablemente, se ve reflejado en los servicios académicos y profesionales:

Mientras que los costos de la educación e instituciones de salud han aumentado, la innovación en esos campos también llevará a un malbarato. Muchas instituciones educativas superiores, por ejemplo, tienen costos para soportar las múltiples capas de jerarquía y mantener sus campus. Las nuevas instituciones están encontrando maneras para reducir dramáticamente los costos al ofrecer unos servicios exclusivamente en línea, focalizándose sólo en un entrenamiento bajo pedido y por habilidades de un alto costo…

De alguna manera, reducir los costos de los bienes y servicios ha provocado el exceso de información, lo cual, a su vez, resulta en la creación de nuevos empleos que antes no existían, por ejemplo, los expertos en social media. Sin embargo, ¿que es indispensable aprender para saberlo aprovechar en la vida laboral? Según Simmons, lo siguiente:

– Identificar lo que se está valorando en ese momento. El valor del conocimiento no es estático, cambia en función de lo que la gente en general considera que es interesante. Actualmente existe una sed por habilidades para saber manejar la tecnología digital, creando un potencial con un alto nivel de compensación económico.

– Aprender y dominar el conocimiento de manera rápida. Las oportunidades son temporales, por lo que si hay individuos que toman ventaja de ellas tienen que desarrollar las herramientas adecuadas para adaptarse a las nuevas circunstancias. Después de informarse adecuadamente, entender y usar nuevos modelos mentales de aprendizaje, es muy fácil dominar un conocimiento que puede ser muy valorado a nivel profesional o personal.

– Convertir el conocimiento en una causa social, política, económica. La idea es transformar el conocimiento en un valor que impacte en la vida tanto de uno como de otras personas. Se trata de generar un impacto que expanda el eco hacia diversas partes del planeta.

– Dominar la habilidad de aprender cómo aprender. Continuar con la avidez del aprendizaje para continuar generando un impacto a nivel personal, de modo que se requiere tiempo, organización, leer muchísimo y aplicar aquello que se aprende. Se trata de un proyecto propio que requiere convertirse en un ritual; por lo tanto, no hacerlo sólo sería perjudicial para uno mismo.

¿Hemos llegado al punto en que la seducción o el coqueteo insistente son considerados crímenes?

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/02/2018

¿El coqueteo torpe, la galantería, el intento de seducción, en un ambiente enrarecido, podrían ser considerados abuso sexual?

El feminismo ha sido un movimiento sumamente importante que ha logrado avances significativos en los derechos de las mujeres, pero la persistencia de una cierta veta machista y la radicalización del mismo feminismo han llegado a un punto de enfrentamiento y a un ambiente de animadversión que ha merecido la denuncia de un grupo de mujeres francesas, quienes acaso son conscientes de que este estado de las cosas está afectando la naturaleza más básica e íntima de la relación entre hombres y mujeres.

El grupo, en el que se encuentran Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann y la ilustradora Stéphanie Blake, es consciente de que no se debe tolerar la violencia o el abuso sexual, pero afirma que no debe extenderse este clima a trastornar y enrarecer el acto mismo de la seducción o la forma en la que un hombre se acerca a una mujer por la cual siente deseo. Sentir deseo y querer acercarse a alguien es el acto más natural que existe, y así, resulta un tanto ridículo que un hombre sea obligado a dimitir simplemente "por haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca". La insistencia de seducción, el coqueteo torpe o la galantería, señalan estas mujeres, no son crímenes, son cosas que existen y existirán entre el hombre y la mujer y que, en sus cabales, las mismas mujeres jamás desearían que dejaran de existir. Asimismo, según estas mujeres francesas, la mujer debe poder vivir libremente sin la idea de verse como una víctima. Aunque existen ciertamente muchas mujeres que han sido víctimas (y por lo tanto hombres que deben hacerse responsables de sus actos), la noción de víctima como etiqueta de sexo no es algo que, al menos ellas, compartan o piensen que deba ser colocada a la mujer.

Si un velo sombrío y prohibitivo se mantiene sobre la seducción, esto entorpecería y enrarecería nuestras relaciones. Y la realidad es que, para el hombre como para la mujer, no hay nada que sea más importante para su bienestar que las relaciones amorosas. La idea de un cierto feminismo radical en el que la mujer no necesita al hombre para ser feliz es simplemente absurda, la necesidad es mutua. Y ambos sexos se necesitan, en gran medida, porque son diferentes.

Otra cosas es crear o utilizar posiciones de poder para forzar a mujeres a hacer cosas que no desean. Por supuesto, lo más delicado del asunto y que no es fácil de resolver es definir cuándo se realiza una petición en una llamada posición de privilegio, donde una mujer es vulnerable a ceder a dicha invitación no por su propio deseo sino por temor al poder del individuo en cuestión. Y en la complejidad de establecer esta línea divisoria, era de esperarse que algunas mujeres han acusado al grupo de mujeres francesas firmantes de "misoginia interiorizada". Sin embargo, en todo caso, por lo que se debe luchar es por que los hombres que realmente realizan abusos sean castigados, para que las mujeres que se ven en esas situaciones se sepan protegidas y no tengan que someterse a los deseos del otro. Es indudable que existen muchos países donde abundan entornos que privilegian a los hombres y dejan impunes sus actos. Los movimientos sociales deben trabajar en denunciar esto y en establecer condiciones más equitativas. Dicho eso, se debe diferenciar entre lo que es violencia, es decir, lo que viola el deseo del otro, lastima su integridad o penetra su espacio personal de manera violenta y lo que es la legítima exteriorización del interés sexual, el cual no puede considerarse un crimen. 

Hoy en día estamos ante un clima de paranoia en el que se generan cosas como el lanzamiento de una app para declarar consentimiento sexual entre dos personas para evitar acción legal. Las mujeres francesas que firmaron este documento mantienen que corremos el riesgo de perder la espontaneidad que es la energía vital del sexo y entrar en un nuevo puritanismo sexual -que asocian con la sociedad estadounidense- donde las relaciones son transacciones mecánicas.