*

X

Raro huracán en Europa deja un Sol rojo y cielos apocalípticos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/16/2017

La tempestad de Ofelia: cielos rojos de tonos apocalípticos llegan a las islas británicas

El huracán Ofelia, que aterrizó en Irlanda este 16 de octubre, ha provocado la muerte de dos personas y generado cielos rojos sobre el Reino Unido. Ofelia hizo contacto con los condados de Cork y Kerry con vientos de más de 190km por hora. Técnicamente no es considerado un huracán porque no se formó en aguas tropicales (pero no tenemos un nombre para describir este tipo de tormentas en las costas del norte de Europa). El tamaño de Ofelia es superior al de la isla de Irlanda y se considera la tormenta más poderosa desde Debbie, ocurrida en 1961.

Lo rojo en la atmósfera fue causado por los remanentes de Ofelia que llevaron aire tropical y polvo del Sahara, aunado a polvo y cenizas de los fuegos forestales de Portugal y España. El polvo hace que se difuminen las ondas cortas de luz azul y que resalten las ondas largas de la luz roja. Diversos usuarios de redes sociales compartieron imágenes de los tonos rojizos en Inglaterra. 

 

Una colección de los hongos más aterradores del mundo (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/16/2017

Parafernalia natural gore: hongos que recuerdan a penes, zombis, órganos y otras incómodas criaturas

La naturaleza presume una parafernalia interminable, lista para satisfacer los más diversos gustos de la vista, el tacto y el gusto. Desde la aurora boreal hasta la flor cadáver, el repertorio natural es tan vasto que, por fortuna, quizá jamás terminaremos de abarcarlo. 

En cuanto a aquellos que gustan de la estética gore, que sienten una atracción por lo putrefacto, la estética mortuoria o similares, la madre naturaleza tiene para ellos una serie de hongos ideales para decorar nauseabundos paraísos: necrofalos, texturas cerebrales y cuerpos esencialmente incómodos a la vista y el pensamiento.  

Así que, sin más, te invitamos a disfrutar de esta selección compilada por el sitio Dangerous Minds mientras juegas a imaginar qué tipo de viaje induciría en ti el consumo de alguno de estos ejemplares, y a disfrutar del paseo, seguramente antipsicodélico, con un poco de rock satánico –y no es sugerencia, sólo un ejercicio imaginario.