*

X

Hombre muere al correr a través del fuego en ceremonia de Burning Man

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/04/2017

Un hombre corrió a las llamas en el tradicional incendio de un hombre gigante de madera en el festival Burning; murió poco después

El festival Burning Man, que se celebra estos días en el desierto de Nevada, en Estados Unidos, se caracteriza por impresionantes instalaciones, algunas de las cuales son tradicionalmente incendiadas, incluyendo, obviamente, un hombre de fuego, símbolo de la transformación y el renacimiento.

Este año un hombre identificado como Aaron Joel Mitchell, de 41 años, murió luego de que se metió al fuego, superando un perímetro de seguridad. Mitchell fue rescatado por bomberos y llevado al hospital por quemaduras y murió poco después. No se sabe si fue un suicidio, un acto bajo la influencia de las drogas o simplemente quiso atravesar el fuego, algo que algunos tradicionalmente hacen de manera desafiante en este festival. Burning Man anunció que cancelaría algunos otros eventos de fuego pero llevaría a cabo el incendio del templo, el evento con el cual se cierra el festival al cual asisten más de 70 mil personas.

El festival concluye este lunes después de 9 días de música electrónica en el desierto, instalaciones de arte psicodélico, tecnología de punta y un creciente grupo de asistentes del jet set y de millonarios de Silicon Valley. Anteriormente otros asistentes han sufrido quemaduras por correr a través de las llamas, por lo cual se había colocado un perímetro de seguridad, pero fue violado.

El sheriff Allen dijo:

las personas intentan correr a través del fuego como parte de su porción espiritual en el festival. El significado del hombre quemándose es una forma de renacimiento, queman al hombre y un nuevo capítulo comienza. Es parte de su autoexpresión radical.

Algunas culturas paganas realizaban ceremonias de fuego similares, algo que puede verse en la película El hombre de mimbre, donde queman a un policía en el mismo fuego en el que queman al "hombre de mimbre".

El "ahorita" del mexicano: ¿expresión laxa o alegoría de la vida en el aquí y el ahora?

Sociedad

Por: PijamaSurf - 09/04/2017

Cuando en México se escucha decir “Ahorita llego”, significa “Estaré ahí dentro de un indeterminado tiempo” (porque probablemente apenas se está saliendo de casa)

Se le ha llamado “Efecto ahorita” a la manera que los mexicanos tienen de manipular el tiempo a su antojo, de adaptar la lengua a su cosmología casi ancestral en la actualidad. "Ahorita" puede ser dentro de 15 minutos, 1 hora, una tarde o quizá nunca. Sin embargo, eso es algo que sólo un mexicano puede descifrar.

Múltiples extranjeros muestran su exasperación cuando entran en contacto con el "ahorita" mexicano. Las anécdotas llueven, como esperar toda una tarde a los técnicos de cualquier servicio y que, al último minuto, digan que mejor al día siguiente; como realizar una acción inmediatamente, cuando el interlocutor mexicano lo esperaba dentro de un rato; como preguntar “Ahorita, ¿cuándo?” después de haber dejado pasar 2 horas desde el primer ahorita. Al principio, pueden tildar esta actitud como insegura o laxa; después, cuando han estado en contacto constante con la cultura mexicana, la asumen con gracia e incluso hasta con una sorprendente ligereza transmitida mediante la expresión “Ya será”.

Para la doctora Concepción Company, lingüista e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, “Cuando un mexicano dice ‘ahorita’, puede significar mañana, dentro de 1 hora, 5 años o nunca”. Es decir que cuando en México se escucha decir “Ahorita llego”, significa “Estaré ahí dentro de un indeterminado tiempo” (porque probablemente apenas está saliendo de casa); o “Ahorita regreso”, “Volveré pero no sé a qué hora precisa”. Incluso, el “Ahorita” puede ser utilizado como una manera cordial de rechazar una oferta, como por ejemplo, “¿Quieres un café, té o agua?”/“Ahorita, gracias”.

Pero entonces, ¿cuándo es ahorita con un ahorita? Existe una tendencia evidente de los mexicanos a hacer un uso extenso del diminutivo. Y si bien el “ahorita” goza de la cualidad de ser diminutivo para indicar inmediatez, los mexicanos lo usan como una manera de romper el espacio entre el emisor y el receptor para disminuir la formalidad, seriedad o angustia del momento. Según la doctora Company, agregar el diminutivo reduce la urgencia en vez de incrementarla –como en otros países hispanohablantes.

La especialista en el lenguaje agrega que si, por un lado, la “i” del ahorita se arrastra (suena durante más tiempo), la acción a la que se está refiriendo puede tardar mucho más de lo esperado o deseado; y si, por otro lado, se desea una acción en el momento, es preferible hacer alusión al "ahoritita", pues “el sonido es corto, y los sonidos duros representan la idea de que las cosas se necesitan hacer de inmediato”.

Es verdad, no todos se acostumbran a “este vago concepto de conseguir un objetivo en un punto indeterminado en el futuro”. No obstante, la ruptura del "código ahorita" comienza en el momento de aprehender la premisa de vida de los mexicanos, en la cual hay permiso para las sorpresas, la relajación, la vida libre de prisas. Porque, de acuerdo con la especialista, la actitud hacia el tiempo en México se vuelve despreocupada: no importa si se empieza a tiempo un evento, porque el ahorita permite vivir en el aquí y en el ahora de la vida.