*

X

El origen “histérico” del psicoanálisis en una novela gráfica (IMÁGENES)

Libros

Por: pijamasurf - 09/11/2017

Sin la histeria, el psicoanálisis nunca hubiera aparecido en la historia de la mente humana

Cuando se mira sin prejuicios, la historia del psicoanálisis es admirable. No ha sido común en el desarrollo del conocimiento humano que una sola persona sea capaz de erigir casi sólo por sí misma toda una disciplina, utilizando poco más que su perspicacia y su inteligencia. Tal fue el caso de Sigmund Freud, quien en cierto momento de su formación intelectual se dio cuenta de la necesidad que había para la psique humana de su época de expresarse de otro modo.

Quizá no muchos sepan que, en sus inicios, Freud entró en relación con los acercamientos clínicos a la mente humana, la psiquiatría, que entonces estaba abocada en tratar los padecimientos mentales como padecimientos fisiológicos y en algunos casos anatómicos, como desviaciones o defectos que podían enmendarse. Así, por ejemplo, la frenología, que a partir de la medición del cráneo aseguraba poder “predecir” el comportamiento de una persona: si alguien era criminal o genio, tonto o inteligente. 

En el caso de Freud, sus trabajos iniciales con la psique ocurrieron al lado de Jean-Martin Charcot, quizá el médico más afamado de su tiempo, él mismo uno de los pioneros de la neurología moderna y que cobró reconocimiento por sus estudios sobre la histeria. En este tiempo, era sobre todo en mujeres en quienes recaía el diagnóstico de histeria, y la “cura” prescrita consistía casi siempre en choques eléctricos, baños de agua e inducción erótica con mecanismos singulares. En todos estos casos, el objetivo primordial era inducir orgasmos en las mujeres, pues vagamente se intuía una relación entre la histeria, los síntomas psicosomáticos (parálisis parciales, pérdida de la voz, etc.) y el ejercicio de la sexualidad.

Durante su tiempo con Charcot, Freud se dio cuenta cabalmente de dicho nexo. La mente, en efecto, es capaz de enfermar al cuerpo, pero casi siempre porque los impulsos de éste resultan reprimidos en algún punto de su desarrollo por las normas culturales que se imponen sobre nuestra psique. Lo cual, por otro lado, no puede ser de otro modo, pues en cierta forma es el precio que pagamos como especie por la civilización.

Ahora esta historia –de histeria– es el tema de una interesante novela gráfica creada por Richard Appignanesi y Oscar Zárate, autor e ilustrador que se dieron a la tarea de contar cuadro a cuadro el surgimiento de una disciplina que si bien ha sido siempre polémica, para muchos ha resultado en tratamiento y cura de las represiones impuestas por la razón.

En Histeria (ecc ediciones), los autores muestran la relación entre Charcot y Freud, las manifestaciones de la histeria en mujeres de finales del siglo XIX y principios del XX, la hipnosis, el mundo de los deseos reprimidos y, sobre todo, la genial intuición de Freud para vislumbrar lo que a la postre serían los pilares de la disciplina que fundó.

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué los médicos dejaron de administrar orgasmos a las mujeres histéricas?

¿Fuiste fan de 'Black Mirror'? Ahora podrás seguir la serie en una nueva plataforma

Libros

Por: pijamasurf - 09/11/2017

La siniestra distopía de 'Black Mirror' conquista un nuevo medio

Black Mirror es una de las series más celebradas de los últimos años, casi desde cualquier perspectiva que se le considere. Su producción, su narrativa, la capacidad de llevar al extremo algunos elementos de nuestra realidad presente, todo ha contribuido a hacerla destacada.

Pero es posible que, por encima de todo, sea el elevado sentido distópico de Charlie Brooker el elemento principal que explica el éxito de Black Mirror. Brooker no sólo es creador del concepto sino que además fue quien escribió la historia y el guión de cada uno de los 13 capítulos que integran la serie, lo cual nos habla de una capacidad creativa, narrativa y literaria admirable, genuina.

Ahora, acaso porque ese mismo talento de Brooker no se basta con la plataforma televisiva, el autor llevará el concepto de Black Mirror a un formato que hace no mucho se daba por muerto pero que, claramente, tiene lo necesario para seguir presente en nuestra cultura: el libro.

Penguin Random House anunció hace unos días que acogerá la publicación de al menos tres volúmenes de la pluma de Brooker siguiendo la línea narrativa de Black Mirror, el primero de los cuales saldrá a la venta en febrero del 2018.

Sin duda este cambio de plataforma puede parecer paradójico, pero también es muy comprensible. De entrada, es mucho más costoso producir un solo capítulo de una serie, comparado con el costo de producir un libro. Esto, a su vez, puede pensarse desde la perspectiva del autor: ¿por qué limitar su capacidad creativa a la disponibilidad de una televisora o una productora como Netflix si, en su caso, puede ponerse a escribir y con ello dar rienda suelta a su talento? Incluso en el caso del público se puede pensar algo parecido: ¿por qué esperar a que se produzca una temporada cuando podemos simplemente leer?

“Un formato de alta tecnología conocido como libro”, dijo Brooker respecto del medio en el cual aparecerán estas nuevas historias de Black Mirror.