*

X

Esta es la mejor forma de superar una ruptura amorosa según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/27/2017

Es más sencillo de lo que parece y podría tratarse de un efecto placebo

En un mundo que nos invita a no parar y a no enfrentar las emociones, las rupturas amorosas pueden ser uno de los eventos más traumáticos y, si las dejamos pasar de largo, podrían sobrevenir secuelas emocionales por mucho tiempo.

Aunque no sea una época en la que demos el suficiente valor a las emociones, es verdad que su lugar es tan importante que, de ignorarse, tiende a somatizarse. Así pasa con los dolores de amores que, de hecho, a nivel cerebral, activan las mismas zonas que se encienden cuando se trata de dolor físico.

En lugar de bloquear las emociones resultado de una ruptura, ¿cuál es la mejor solución para lidiar con ellas? Según un estudio de la Universidad de Colorado la respuesta es, simplemente, hacer conscientemente algo al respecto, pues sea lo que sea, funcionará aunque pudiese tratarse de un placebo.

Ellos le llaman simplemente “autoengañarnos”. Al respecto apunta Tor Wager, autor principal de la investigación y profesor de psicología y neurociencia de dicha universidad:

El solo hecho de creer que estamos haciendo algo por superarlo puede ayudarnos a hacerlo.

Wager ha estudiado el efecto placebo por más de 15 años y, de acuerdo con sus conclusiones, éste es efectivo también cuando se trata de aliviar el dolor luego de una ruptura de pareja. Uno de sus estudios incluyó a 40 personas que recién habían sufrido una ruptura amorosa; a todas ellas se les suministró un aerosol nasal y se les dijo que éste disminuiría el dolor emocional. El resultado fue que, al usarlo, todos los pacientes registraron una merma de activación en el área cerebral asociada al dolor. Asimismo, el placebo llevó a la liberación de dopamina en sus cerebros, lo que hizo que se sintieran mejor.

Según los investigadores, la respuesta para tener un alivio emocional después de una ruptura es hacer algo al respecto. Y hacer algo, lo que creamos que puede ayudarnos puede, de hecho, simplemente hacerlo.

Las personas muy religiosas son menos analíticas, según estudio

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/27/2017

Lo anterior también aplica para las personas radicalmente ateas; los dos extremos acogen a personas más emocionales que analíticas

Hace poco, un estudio encontró que las personas de ideología de derecha más radicales suelen ser menos inteligentes. De hecho, al parecer la inteligencia está vinculada a un pensamiento más progresista y liberal.

En cuanto al campo de la religión, una nueva investigación de la Universidad Case Western Reserve se acerca a las mismas conclusiones. Cabe hacer énfasis en que este análisis encontró que el resultado aplica tanto para los muy religiosos como para los muy ateos; es decir, para los radicales religiosos.

Los participantes fueron analizados con resonancia magnética, a partir de estímulos con preguntas o información diversa. Formaron parte de este estudio 209 cristianos, 152 personas no religiosas, nueve judíos, cinco budistas, cuatro hindúes, un musulmán y 24 de otras religiones.

Según los investigadores, la gente podría dividirse en 2 tipos: emocionales y analíticas. Los radicales religiosos (o los radicales ateos) son personas que embonan más en el tipo emocional (he ahí por qué algunos políticos tocan las fibras emocionales de los radicales, como en el caso de Trump). Por su parte, los individuos menos radicales en lo religioso son más analíticos.

De acuerdo con Anthony Jack, investigador de este estudio:

La resonancia emocional ayuda a las personas muy religiosas a sentirse más convencidas. Mientras más correctas moralmente son las cosas que ven, más se afianza su convencimiento.

Los terroristas, dentro de su burbuja, creen que lo que hacen es moralmente correcto. Creen que están combatiendo algo malo y proyectando una acción sagrada.

Con todo el tema de las noticias falsas (Fake News), la administración de Trump, por medio de resonancia emocional con las personas, apela a los miembros de su base, ignorando los hechos.