*

X

Weightless o sobre cómo reducir los síntomas de la ansiedad a través de los sonidos (VIDEO)

Ciencia

Por: - 06/13/2017

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción.

La ansiedad y la depresión, son dos de las enfermedades mentales más comunes en la actualidad. Si bien existían ya en la remota época del filósofo Hipócrates, por el cuarto siglo a.C.,  continúa investigándose en torno a la efectividad y diversidad de los tratamientos. Por ejemplo, actualmente existen tratamientos farmacéuticos, terapia cognitiva, alternativas holísticas como meditación, yoga, masaje y técnicas de relajación, entre otras más. 

Sin embargo, poco se sabe en la actualidad de los efectos del sonido en torno a la salud emocional de un individuo. En psicología se conoce el tratamiento llamado EMDR –Eye Movement Desensitization and Reprocessing–, el cual somete tanto al cuerpo como al cerebro a un estímulo bilateral auditivo o táctil para desensibilizar y reprocesar un evento traumático. Esto significa que con la estimulación adecuada, mediante los sonidos, es posible reducir la sintomatología de la ansiedad, así como de otros trastornos emocionales que pueden afectar a un individuo. 

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción. Algunos expertos en la salud mental explican que esta ansiedad actual, asociada principalmente con la generación Y –aquella que creció entre la década de los 80 y la de los 90–, se deriva al crecimiento exacerbado de la tecnología, a la crianza sobreprotectora, al factor de estar eternamente en pruebas escolares y al lujo de muchas opciones a elegir. 

De acuerdo con el psicólogo londinense Pieter Kruger, la resiliencia –y por tanto el dominio sobre los síntomas derivados de la ansiedad– se relaciona con la disminución de los pensamientos obsesivos compulsivos sobre el futuro: “Nos hemos convertido en seres obsesivos porque queremos tomar las decisiones adecuadas cada vez. Yo paso mucho tiempo preocupándome acerca de lo que haré con mi vida. Generaciones pasadas no tenían opciones a elegir. Se les decía qué hacer y eso desvanecía la presión.” Ahora, la toma de decisiones puede provocar parálisis –aún si se trata de elegir entre un par de zapatos–.  Así como en la reducción en el uso de la tecnología, pues su abuso contribuye al desbordamiento de la ansiedad y depresión: se trata de una ventana a un mundo de conectividad y comparativas en torno a las relaciones de pareja, dietas, complexiones, belleza, dinero, nivel socioeconómico, etcétera. 

Como medida de apoyo para dominar los síntomas de ansiedad, investigadores de Mindlab Internacional, en Reino Unido, existe esta canción que induce a un estado superior de relajación. Se trata de Weightless de Marconi Union, en donde se reúne una serie de sonidos terapéuticos con base en ritmos, líneas graves y armónicas. El estudio demostró que la composición es capaz de reducir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, así como la incidencia de cortisol –hormona del estrés–. 

El investigador Dr. David Lewis-Hodgson explica que en un grupo control en el que se generó pequeñas dosis de estrés, hubo un 65 por ciento de disminución en los niveles de ansiedad. Sin embargo, no es recomendable escuchar esta canción mientras se conduce o se realiza alguna actividad que requiera mucha atención. 

 

De tóxicos a antibióticos que son resistentes a patógenos complejos

Ciencia

Por: PijamaSurf - 06/13/2017

El objetivo de los Stierle es comprobar que estas 2 especies pueden convertirse en un antibiótico resistente a patógenos complejos, como MRSA, Bacillus anthracis, Streptococcus pyogenes, Candida albicans y Candida glabrata

Dos especies de hongos se han convertido en la mejor herramienta antibacterial para combatir el ántrax, el estreptococo y las infecciones por estafilococo resistente a la meticilina, entre otros. Ocultas en una antigua mina de cobre en Montana, ambas especies poseen la clave biológica para regular toda epidemia bacteriológica. 

Científicos de la Universidad de Montana descubrieron las dos especies en la mina Berkeley Pit, la cual posee 540m de profundidad, agua ácida y arsénico. La zona era conocida por su toxicidad, pues puso en peligro a varios gansos de nieve en riesgo durante su período migratorio. Sin embargo, en palabras de los químicos Andrea A. Stierle y Donald B. Stierle, una cepa específica de hongos y bacterias tiene la capacidad de sobrevivir a un medio ambiente extremo. 

Hasta ahora, los Stierle han descubierto que estas dos especies de hongos poseen propiedades anticancerígenas llamadas Taxomyces andreanae, las cuales, a su vez, pueden sintetizar con moléculas antiinflamatorias y antienvejecimiento. Frente a este descubrimiento, los investigadores decidieron mezclarlas con Penicillium fungus, resultando en un extraño lago habitado por nuevas estructuras moleculares similares a un antibiótico llamado macrolidas. La única diferencia es que las Berkeleylactona A –como se nombró al nuevo compuesto de estas especies fungus– no inhibe la síntesis proteínica ni el ribosoma, “lo cual sugiere que es un nuevo modo de acción ante una actividad antibiótica”.

El objetivo de los Stierle es comprobar que estas dos especies pueden convertirse en un antibiótico resistente a patógenos complejos como MRSA, Bacillus anthracis, Streptococcus pyogenes, Candida albicans y Candida glabrata. No obstante, ¿será posible que se promueva este antibiótico como futuro tratamiento a numerosas infecciones sin que lo prohiba la ambición de varias farmacéuticas?