*

X

Cuando los sueños violentamente lúcidos son signos de demencia

Salud

Por: PijamaSurf - 06/13/2017

Los investigadores encontraron una relación sin precedentes entre sueños físicamente violentos y el riesgo de una enfermedad neurodegenerativa –tal como Parkinson o demencia– en edades avanzadas

El mundo onírico siempre se ha relacionado con el mundo inmaterial del inconsciente, sus símbolos se han convertido en respuestas trascendentales para el bienestar de un individuo. Por ello, y desgraciadamente, la ciencia no considera el estudio de los sueños un terreno preciso, a menos que se analicen las reacciones corporales y cerebrales mientras se duerme. Hasta ahora, que un grupo de científicos del Minnesota Regional Sleep Disorders Centre en Minneapolis –EE.UU.– logró relacionar los sueños con efectos físicos en el cuerpo.

Los investigadores encontraron una relación sin precedentes entre sueños físicamente violentos y el riesgo de una enfermedad neurodegenerativa –tal como Parkinson o demencia– en edades avanzadas. De alguna manera, expresan los científicos, estos sueños son como signos que advierten de una enfermedad inclusive décadas antes del diagnóstico. 

Si bien aún no se sabe con precisión cómo se genera este vínculo, los resultados de una antigua investigación confirman que los pacientes con sueños físicamente violentos tenían entre un 80 y 100% de probabilidad de desarrollar eventualmente un desorden neurodegenerativo. Para Carlos Schenck, experto en temas oníricos, a estos sueños raros se les conoce como REM desorden de conducta del sueño –RBD, por sus siglas en inglés– y hacen que las personas “exploten” en sus sueños: sueñan que golpean o patean mientras gritan o golpean su cama en un furor de violencia. 

“Por norma general”, explica Schenck, “conforme se da un seguimiento a largo plazo a este tipo de pacientes, es más probable que desarrollen un desorden neurodegenerativo”. Esto sucede porque durante el sueño REM, la actividad eléctrica del cerebro de estos pacientes es similar a la del estado de vigilia; sin embargo, no se sabe aún cómo son capaces de realizar acciones físicas que estén coordinadas con los sueños vívidos. 

Por ahora, los investigadores saben que el RBD puede aparecer a cualquier edad, que los hombres mayores son más susceptibles que las mujeres y los niños y que el responsable de mantener el REM activo es el tallo cerebral. Parece ser que esta área es la primera en enfermarse, y después se extiende el trastorno neurodegenerativo hacia otras áreas del cerebro. Hay quienes incluso consideran que el daño del tallo cerebral no está relacionado con desórdenes neurológicos, sino que es la causa inicial del malestar. 

La razón científica por la cual la música de tu adolescencia te hace sentir tantas cosas

Salud

Por: pijamasurf - 06/13/2017

La nostalgia de la música temprana tiene que ver con cómo nuestro cerebro se está configurando y es especialmente sensible a fuertes impresiones en los tiempos mozos

Muchas personas sienten profunda nostalgia cuando vuelven a escuchar la música que les gustaba en la adolescencia. Difícilmente la música nueva, aunque sea mejor, les produce esta sensación. Y hay una razón para ello.

Estudios científicos muestran que en la era entre la pubertad y los tempranos 20 el cerebro tiene su máximo período de desarrollo y es por esto que la música que escuchamos en esa época se codifica como una experiencia formativa, creando, como si fuere, hitos y monumentos en las conexiones neuronales, las cuales se robustecen por las descargas de hormonas de la adolescencia que todo lo llenan con una emoción exaltada.

Esta cualidad emotiva hace que la música se registre con un añadido de importancia. En esta época ocurre un pico de reminiscencia, generalmente porque tenemos numerosas experiencias que son las primeras, ya sea en el sexo o en el arte, y también porque en ese período configuramos nuestra identidad y la música que escuchamos juega un papel importante en cómo nos concebimos y definimos. Algo similar podría decirse de los libros que leímos en la adolescencia y en la primera juventud, que son una especie de ritos de iniciación. 

Todo esto hace que muchas veces pensemos que la música del pasado es mejor que la del presente, algo que es discutible, pero indudablemente existe un sesgo emotivo: la música que escuchamos en esa época tenía la ventaja de ir cargada de un coctel hormonal y toda una gama de esperanza, frescura e inocencia. Oír esa música nos recuerda momentos de ese tiempo en el cual la existencia generalmente tenía una mayor intensidad, así que la música y las memorias entran en un circuito de retroalimentación.