*

X

5 recomendaciones para sobrevivir un ambiente laboral tóxico

Sociedad

Por: Pijama Surf - 06/12/2017

El trabajo es uno de esos ambientes donde deberás aprender a lidiar con todo tipo de personas, y aunque las consideres “tóxicas”, lo más inteligente es no confrontarte

Todos hemos escuchado el término “personas tóxicas”, y quizá sea algo arbitrario (como cualquier etiqueta), ya que todos hemos podido pasar por una etapa así. Cuando en la vida social consideras que estás cerca de una persona que no te hace bien es mucho más fácil alejarte, pero ¿qué pasa si esa persona es parte de tu trabajo, y de uno que te gusta? De ser así, la situación se complica mucho más.

Aunque lo anterior es uno de los fenómenos laborales más frustrantes, en realidad también podría convertirse en un enorme reto que te genere gratificaciones y autoconocimiento. Si bien no podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, sí podemos incidir en cómo reaccionamos a ello.

Algunas recomendaciones para lidiar con personas tóxicas en el trabajo:

 

Evalúa tu posición

En el mundo laboral hay posiciones de poder. Si la persona tóxica es tu jefe, estás en un problema mucho mayor a si sólo se trata de un compañero de trabajo. Analiza tu posición de poder y sé inteligente en torno a ello. Si realmente quieres conservar tu empleo, es necesario que seas realista sobre tu estatus laboral y el campo de acción que ello te confiere.

 

Interactúa lo menos posible

Cuando tengas que interactuar hazlo con paciencia, pero trata de interactuar lo menos posible, sin que sea muy evidente. Por ejemplo, si la persona está sentada cerca de ti inventa discretamente alguna excusa y consigue que te cambien de lugar.

 

Sé empático

Sí: una persona engreída o envidiosa tiene, en realidad, muchísima inseguridad. No se trata de que te tragues todas sus groserías, pero piensa en los problemas de personalidad que la llevan a tener esa actitud, imagina sus posibles problemas familiares (aunque quizá sean tu invención) y trata a ese individuo con la mayor comprensión que puedas.

 

Piénsalo como un reto

Siempre habrán personas con las que no conectes tanto; evita que se conviertan en tu enemigo y aprende a autoconocerte y controlar tu ira; más que un lastre, esta es una situación que siempre experimentarás, porque ningún entorno social es perfecto.

 

Evita discutir y afina tu construcción del lenguaje

La libertad de expresión es un derecho, pero en ocasiones es mucho mejor escuchar y tomar la palabra de manera inteligente. Las maneras son también cruciales. Por ejemplo, antes de revirar una sentencia di "Sí" y después añade "Aunque en mi opinión...", o bien, "De acuerdo, pero si tomamos en cuenta...", etc. Este tipo de recursos suavizan el diálogo y promueven el entendimiento (y lo mismo aplica para el lenguaje escrito).

Los efectos de vivir en una sociedad sobremedicada y el

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/12/2017

Chris Cornell podría haber muerto como resultado de los efectos secundarios del medicamento Ativan

Medicamentos psicotrópicos en muchos casos logran salvar la vida de personas que se encuentran en situaciones extremas de depresión, ansiedad, adicciones y demás padecimientos. Dicho eso, es indudable que nuestra sociedad está sobremedicada, hemos contraído la enfermedad de querer resolver todo con una pastilla --algo que es muy conveniente para las grandes farmacéuticas que desarrollan medicamentos cronificadores, que no curan sino que sólo controlan los síntomas. Y evidentemente nuestro sistema no está funcionando ya que, aunque cada vez tenemos más recursos farmacéuticas, y tecnológicos cada vez hay más personas con estas psicopatologías. 

El caso de Chris Cornell, el vocalista de Soundgarden que recientemente falleció, aparentemente suicidándose, vuelve a poner este tema en la mesa de discusión. Mientras que todos los medios hablan de su suicidio, su esposa Vicky Cornell sugiere que su muerte fue el resultado de tomar demasiada medicación para la ansiedad.

Según Vicky, después de hablar con Chris el miércoles por la noche notó un comportamiento extraño, estaba teniendo problemas para articular sus palabras. Chris le dijo que tal vez había tomado una o dos pastillas de Ativan extra. Según Vicky, Chris no habría cometido suicido nunca si no fuera por haber tomado demasiados medicamentos. Estaban planeando una vacación familiar con sus hijos, a los cuales adoraba. Ativan es un medicamento para la ansiedad que tiene como efectos secundarios "pensamientos paranoicos y suicidas, dificultades para hablar y afectaciones del juicio".

Evidentemente hay una gran posibilidad que el Ativan haya contribuido seriamente a lo sucedido. Cornell tomaba Ativan siendo un adicto en recuperación.

Cornell era un adicto en recuperación, por lo que alguien podría argumentar que estos mismos ansiolíticos le habían salvado la vida antes --quizás habría acabado muerto por una sobredosis de heroína. Esto es imposible de saber. Lo que sí podemos saber es que las sustancias de prescripción contribuyen a más muertes por sobredosis que las drogas ilegales, según el Center for Disease Control; 30% de estas muertes se deben a las benzos. Mientras que existe una creciente alerta sobre las prescripciones de los opioides y sus peligros, no es así con las benzodiazepinas. En Estados Unidos, en los últimos años se ha incrementado el número de personas que reciben una receta para estos medicamentos, del 4.1% en 1996 al 5.6% en 2013. El 56% de estos individuos que toman benzos lo hacen por ansiedad. De 1999 al 2011 se cuadruplicó el promedio de muertes por sobredosis. Según dijo el doctor Bachhuber en declaraciones a CNN, esto parece deberse a que las personas están tomando dosis más altas del medicamento y las están combinando con otros. Los cocteles de benzos con alcohol u opioides pueden ser mortales. Esto es un problema, ya que mucha gente toma benzos no con una receta y un tratamiento médico, sino consiguiéndolas fácilmente en el mercado negro (lo cual hace que algunas de estas cifras sean conservadoras).

Es importante señalar que los efectos secundarios de estas sustancias, que son altamente adictivas, se acentúan en un periodo de abstinencia por lo que no se recomienda dejarlas sin un plan médico o ayuda calificada.

Lee también: Menos Valium, Xanax y Ativan: enfrentando la ansiedad por medios alternativos