*

X

Tu boleto de entrada a este festival en Santiago… ¡es tu propia basura!

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/12/2017

Una ingeniosa forma de hacernos ver que nuestros desechos no son basura si aprendemos a darles otro uso

Todos sabemos que la generación de basura se ha convertido en un problema insoslayable. Por nuestra manera contemporánea de vivir, asociada sobre todo con el consumo desmesurado y la producción de mercancías de uso fugaz, la generación de basura se ha multiplicado hasta niveles que amenazan el equilibrio ecológico del planeta y, en última instancia, nuestra propia sobrevivencia.

Con todo, es posible que buena parte de este “problema” no sería tal si cambiáramos nuestra idea de ciertos conceptos fundamentales: consumo, desecho, vida útil y quizá incluso otros más amplios como creatividad o entorno.

Este fin de semana la capital de Chile, Santiago, albergará un festival que intenta sembrar la transformación de ese modo de vida: Menos es más, el cual se presenta con la divisa de ser “el primer festival financiado gracias a tu basura”.

¿A qué se refiere esto? A un hecho sencillo: para entrar al festival, tu “boleto” es algo de la basura que generas cotidianamente, la cual a su vez se convertirá en el pago para las personas y organizaciones que impartirán las actividades del evento.

Clases de yoga, talleres de huertos, clases de observación de aves y bichos, charlas, música en vivo (hip hop, electrónica, rock experimental) y actividades para niños es algo de lo que Menos es más es ofrece a cambio de tu “basura”. Suena bien, ¿no crees? Y lo mejor de todo es que, sutilmente, aprendemos que la basura no es tal cuando podemos encontrarle un uso.

La cita es este 13 de mayo en Infante 1415, Providencia. Si necesitas más información puedes acudir a las redes sociales del festival:

facebook.com/menosesmasfestival

@menosesmasfestival (en Instagram) 

Cognición extendida: las arañas piensan a través de sus telarañas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/12/2017

El fascinante mundo de las telarañas, los instrumentos de vibración cognitiva de las arañas

La emergente rama de la cognición extendida muestra cómo los procesos cognitivos, de memoria, aprendizaje y quizás autoconciencia, no están restringidos al cerebro o incluso al cuerpo en sentido estricto. Un fascinante estudio investigó la forma en la que las arañas utilizan sus telarañas como parte de una cognición extensa.

Según los investigadores, la telaraña como extensión cognitiva promueve ciertas conductas grupales y estimula la innovación a través de la conectividad cognitiva. Las estructuras de seda funcionan "como extensiones de los órganos perceptuales de las arañas, aumentando la sensibilidad a través de la amplificación o del atenuamiento de vibraciones particulares, lo cual les permite detectar movimientos del sustrato a cierta distancia". Las telarañas son instrumentos de cognición que transmiten vibraciones musicales, como ha mostrado otro estudio:

Las arañas que habitan en telarañas tienen una vista muy pobre y dependen casi exclusivamente de las vibraciones de sus redes para "ver" el mundo. Los patrones musicales que emergen de sus telarañas afinadas les proveen información crucial sobre el tipo de presa que han atrapado, los predadores que se acercan, así como las cualidades de sus posibles parejas. Las arañas cuidadosamente ingenian sus telarañas con un rango amplio de sedas para controlar su arquitectura, tensión y dureza, lo cual es análogo a construir y afinar un instrumento musical.

Las arañas saltarinas, por ejemplo, utilizan señales vibratorias alternativas en sus telas según el tamaño de su presa, en formas de agresión a través de mimesis. Otras arañas reciben estas vibraciones y atacan presas ficticias, lo cual hace que caigan enredadas en la telaraña. Los investigadores han notado que las arañas son capaces de llevar su atención selectivamente a ciertas áreas de las telarañas para modularlas. La tensión de las telas es regulada según qué tipo de presas se quiere atender. Algunas arañas incluso eligen su hábitat conforme a los ambientes que mejor transmitan sus vibraciones, como si fueran productores de audio eligiendo un estudio. De manera notable, cuando se les administran sustancias psicodélicas u otras drogas, las arañas alteran la arquitectura de sus telarañas, y se ha notado que algunos parásitos inyectan sustancias a las arañas para que construyan telarañas que ellos mismos pueden explotar, en un metacontrol mental.

La conclusión es que las telarañas procesan información de manera adaptativa y le imparten significado dentro de un sistema todoabarcante.