*

X

Quien haya sentido la generosidad del mar agradecerá esta iniciativa para limpiarlo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2017

Mares y playas libres de plástico es el propósito de la alianza entre Corona y Parley for the Oceans

Entre los lugares sagrados que ofrece la naturaleza, el océano es quizá el único que se presenta como potencia pura. Elevado a calidad de dios en prácticamente todas las mitologías, el ánimo indómito del mar se combina también con la diversidad de sus elementos. El océano tiene lo mismo la cercanía del mar que la inmensidad de lo inabarcable, se puede vadear pero también llega el momento es que es tan profundo como jamás lo imaginamos, tiene algo de soledad y melancolía que en otro instante se convierten en felicidad y alegría absolutas; el océano es generoso y también imponente.

Sin embargo, en una época en que hemos perdido la sensibilidad con respecto a nuestro entorno, los mares del mundo también sufren las consecuencias de la precaria atención que damos a lo que nos rodea. Alguna vez la humanidad fue consciente de su vínculo con la naturaleza y sabíamos que nuestras acciones siempre tenían un efecto en los ciclos naturales, pero a juzgar por el grado de contaminación que se observa actualmente en el océano, pareciera que ese lazo ya no existe.

Una iniciativa que busca crear conciencia sobre el cuidado que merece y necesita el mar está siendo impulsada por Corona, que recientemente anunció una alianza con Parley for the Oceans, organización comprometida con el nada sencillo propósito de liberar de plástico al océano.

La alianza de Corona con Parley for the Oceans es un compromiso global a largo plazo para proteger y mantener 100 islas para el año 2020, comenzando en México y continuando por el mundo en lugares como Chile, Italia, Australia, Republica Dominicana y las islas Maldivas. Corona trabajará con Parley para implementar su estrategia A.I.R. que consiste en (Avoid) evitar el consumo de plástico, (Intercept) recuperar el material que ya está contaminando y (Redesign) darle una nueva vida al plástico.

Por lo demás, ya desde 2014 Grupo Modelo ha promovido diversas actividades en favor del medio ambiente a través del programa de Voluntarios Modelo, como limpieza de playas y reforestaciones, involucrando a más de 150 mil colaboradores. En los últimos 2 años, cerca de 11 mil 500 voluntarios limpiaron 87 playas en México, recolectando más de 132 toneladas de basura.

Cabe destacar asimismo el involucramiento en esta alianza del actor Diego Luna, embajador de la campaña en México, quien aporta un mensaje de inspiración y compromiso luego de su experiencia en las islas Maldivas, en donde se encuentra la tristemente célebre “isla de plástico”, la mayor reunión de desechos de este material en el océano. Al respecto, dijo Luna:

Haber estado con Parley for the Oceans en las Maldivas me abrió los ojos. Cuando pensamos en islas y playas, las visualizamos hermosas y con agua cristalina, pero cuando vives el problema de cerca, te das cuenta de que estamos destruyendo nuestro paraíso con el uso desmedido de plástico. Todos podemos ser parte de la solución y ayudar a nuestras playas y océanos, tomando acciones simples para usar menos plástico en nuestro día a día, reciclar más y educar a las personas de nuestro entorno a hacer lo mismo.

Esta experiencia transformadora, por cierto, se encuentra también en el Instagram del actor.

El reto no es menor, ¿pero no cabría pensar que debemos al océano todos los esfuerzos posibles en retribución a su generosidad vital?

Para mayor información acerca de la alianza entre Corona y Parley for the Oceans, visita: www.coronaxparley.com

Te podría interesar:

Cognición extendida: las arañas piensan a través de sus telarañas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2017

El fascinante mundo de las telarañas, los instrumentos de vibración cognitiva de las arañas

La emergente rama de la cognición extendida muestra cómo los procesos cognitivos, de memoria, aprendizaje y quizás autoconciencia, no están restringidos al cerebro o incluso al cuerpo en sentido estricto. Un fascinante estudio investigó la forma en la que las arañas utilizan sus telarañas como parte de una cognición extensa.

Según los investigadores, la telaraña como extensión cognitiva promueve ciertas conductas grupales y estimula la innovación a través de la conectividad cognitiva. Las estructuras de seda funcionan "como extensiones de los órganos perceptuales de las arañas, aumentando la sensibilidad a través de la amplificación o del atenuamiento de vibraciones particulares, lo cual les permite detectar movimientos del sustrato a cierta distancia". Las telarañas son instrumentos de cognición que transmiten vibraciones musicales, como ha mostrado otro estudio:

Las arañas que habitan en telarañas tienen una vista muy pobre y dependen casi exclusivamente de las vibraciones de sus redes para "ver" el mundo. Los patrones musicales que emergen de sus telarañas afinadas les proveen información crucial sobre el tipo de presa que han atrapado, los predadores que se acercan, así como las cualidades de sus posibles parejas. Las arañas cuidadosamente ingenian sus telarañas con un rango amplio de sedas para controlar su arquitectura, tensión y dureza, lo cual es análogo a construir y afinar un instrumento musical.

Las arañas saltarinas, por ejemplo, utilizan señales vibratorias alternativas en sus telas según el tamaño de su presa, en formas de agresión a través de mimesis. Otras arañas reciben estas vibraciones y atacan presas ficticias, lo cual hace que caigan enredadas en la telaraña. Los investigadores han notado que las arañas son capaces de llevar su atención selectivamente a ciertas áreas de las telarañas para modularlas. La tensión de las telas es regulada según qué tipo de presas se quiere atender. Algunas arañas incluso eligen su hábitat conforme a los ambientes que mejor transmitan sus vibraciones, como si fueran productores de audio eligiendo un estudio. De manera notable, cuando se les administran sustancias psicodélicas u otras drogas, las arañas alteran la arquitectura de sus telarañas, y se ha notado que algunos parásitos inyectan sustancias a las arañas para que construyan telarañas que ellos mismos pueden explotar, en un metacontrol mental.

La conclusión es que las telarañas procesan información de manera adaptativa y le imparten significado dentro de un sistema todoabarcante.