*

X
Un poemario de Karla Hill que explora la experiencia poética de la realidad

Nuestra relación con la realidad tiene su origen en un fenómeno misterioso, casi desentrañable: la percepción y aprehensión de los hechos que se presentan por doble partida antes nuestra sensación y nuestro entendimiento. Percibimos la realidad, pero no mansamente. En todo momento, hay algo más que nos la devuelve pero ya no como realidad, sino como idea de realidad, pensamiento, imagen, representación. Miramos el mundo y aunque el mundo es, para nosotros es siempre un mundo nuevo, un mundo desconocido en alguna de sus múltiples, incontables aristas, un mundo en cierto sentido único.

Apenas rompemos la membrana de la idea de realidad en la que todos convenimos a diario, descubrimos una selva indómita de significados aún salvajes, un jardín exótico donde las palabras se revuelven y se confunden, cambian sus ropas y se presentan con un aspecto distinto al que solíamos atribuirles; descubrimos que detrás de la idea de realidad –sólida pero frágil– con la que vivimos cotidianamente, existe otro mundo paralelo, el de nuestra percepción y nuestros pensamientos, en donde la realidad se recrea una y otra vez pero a nuestra manera –incluso sin que nos demos cuenta de ello.

Desluz, de Karla Hill (Editorial Xolo, 2016), es un poemario que rehace el camino que va no de la realidad a la percepción sino lo opuesto: aquel por el cual el mundo puede experimentarse como un loci poético. En los 33 poemas que lo componen –una cifra, dicho al margen, significativa– se despliega esta hipótesis secreta, tácita, que da su tono particular a la voz poética, pero sobre todo que se insinúa como el sustento fundamental de la experiencia de realidad que ahí se transmite.

¿Qué hace falta para percibir poéticamente la realidad? Si atendemos al trabajo de Karla Hill, podríamos comenzar por decir que la realidad se descubre poética cuando el yo y el mundo entablan una relación que va de la intimidad a la distancia, de la fascinación y el enamoramiento al desencanto y el rechazo. Una flor, una taza de café, la lluvia, el mar, la soledad, el silencio o cualquier otra de las muchas entidades que pueblan el mundo nos pueden ser funcionales o indiferentes, podemos sentirlas y al instante siguiente dejarlas pasar, pero también podemos extrañarnos de su presencia, embriagarnos con su representación, mirarlas por una vez atentamente, sorprendernos por su simplicidad, sentir el dolor que dejaron en nuestra memoria: hurgar una vez más en la impresión que dejó cierta experiencia del mundo.

Los poemas de Desluz son, en este sentido, una exploración de ese vínculo poético con la realidad, de los muchos matices y senderos que se miran y se recorren una vez que se ha descubierto la posibilidad de experimentarla poéticamente.

 

6

Veo niños que persiguen pelotas,
nubes blancas sobre nubes grises,
un jardinero podando el pasto,
–indiferente–
gatos cautelosos esperando
una oportunidad,
–no sé para qué–,
perros que saltan y obedecen un chiflido,
insectos de la misma especie dando vueltas
sobre un árbol,
pasto húmedo y corto,
pasto largo y seco
pájaros que vuelan alto y no saben lo que
pasa abajo,
palomas que sacuden la cabeza y zurean
melancólicas
porque no saben qué hacen ahí,
ardillas que corren y se pelean por un
cacahuate,
peatones con paraguas abiertos,
–preparados para la tormenta–,
gente que se saluda,
gente que camina mirando el suelo, o sus
propios pies,
–como preguntándose a dónde van–,
postes de luz apagados,
–inútiles–,
gente que se sonríe,
hombres que no saben qué decir,
latas de refresco vacías,
letreros que prenden y apagan,
gente que se persigna,
muchachos que fuman,
fachadas de casas tristes,
ojos de distintos colores,
de distintas miradas,
huellas en la tierra,
escobas cansadas de barrer
siempre el mismo polvo.

Desluz
Karla Hill
Editorial Xolo, mayo de 2016
Ilustraciones de Tábata Bandin

Te podría interesar:

Estas son las ilustraciones del primer libro pornográfico de la historia

Arte

Por: PijamaSurf - 05/11/2017

Marcantonio Raimondi se convirtió en el primer personaje perseguido por producir imágenes sexuales explícitas bajo el término de "pornografía"

Amenazado de muerte, repudiado por la iglesia católica, prisionero por el papa Clementino VII, Marcantonio Raimondi se convirtió en el primer personaje perseguido por producir imágenes sexuales explícitas bajo el término de pornografía

Era el año de 1524 cuando Raimondi publicó I modi (también conocido como Los dieciséis placeres), basado en una serie erótica de Giulio Romano. El libro fue un éxito incluso cuando el papa Clementino VII encerró en la cárcel a su creador y mandó quemar cada uno de los ejemplares que existieran del libro. Sin embargo, el deseo sexual que el libro emanaba se expandió hasta alcanzar al poeta y satírico Pietro Aretino, quien trató de revivirlo a toda costa. Aretino sabía que sería imposible encontrar un ejemplar de I modi, por lo que decidió dirigirse a su fuente, a la versión privada de Giulio Romano, y hacer una reescritura acompañada de sonetos eróticos. En 1527, no sólo se publicó una segunda edición del libro con los sonetos de Aretino, sino que también Raimondi salió de prisión gracias a las influencias del poeta. Esta vez, de nuevo, el papa prohibió el libro y todas las copias fueron destruidas, salvo pequeños fragmentos tanto de las ilustraciones como de los sonetos que se encuentran actualmente en el British Museum. 

2 siglos y poco más después, en 1798, una nueva versión de I modi resurgió en Francia bajo el título L’Arétin d’Augustin Carrache ou Receuil de Postures Érotiques d’Après les Gravures à l’Eau-Forte par cet Artiste Célèbre, Avec le Texte Explicatif des Sujets, basado en las grabaciones del pintor barroco Agostino Carracci. Este libro se trató principalmente en una reescritura, en donde se mezclaba el mito clásico e historia dentro de un escenario contemporáneo, y tenía el objetivo de que el lector aprendiera a disfrutar de los placeres del sexo. Podría decirse incluso que fue el primer educador sexual de su época. 

Estas son algunas de las imágenes que han rondado desde el siglo XVI, XVII y hasta nuestros días, del I modi