*

X

¿Qué efectos tiene la pornografía en el cerebro de quien la consume?

Salud

Por: PijamaSurf - 03/31/2017

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria

Algo cambia, no sabemos muy bien qué, pero después de ver porno algo deja de ser lo que era. Una parte, aunque sea mínima, sabe que el porno es sólo la actuación de unas personas teniendo sexo, que puede resultar incluso más excitante que el de la vida real. Estudios publicados en los Archives of General PsychiatryJAMA– deducen que la creciente excitación generada por el porno proviene de una sobreestimulación del sistema de recompensa del cerebro, lo cual puede desarrollar una especie de adicción y algunas disfunciones sexuales. 

Basta ver una porno para sentirnos excitados y eufóricos. 

La sensación puede compararse con la de comer una hamburguesa de una cadena de comida chatarra: el sabor es delicioso y hay un latente deseo de seguir comiéndola; sin embargo, la incomodidad de la grasa arrastrándose a lo largo de la garganta y la conciencia de que eso no es más que un amalgamiento de químicos nos obligan a alejarla de nuestra boca. 

Es decir que la pornografía, en sus múltiples presentaciones, de las más ligeras a las más hardcores, tiene la capacidad no sólo de hacernos sentir excitados sino también promover su consumo más frecuente para provocar el mismo nivel de euforia sexual. No obstante, tiene consecuencias a mediano y largo plazo: primero, el porno estimula la misma zona cerebral que las adicciones, provocando una mayor resistencia y deseo de algo “más fuerte”, haciendo que el “sexo regular” deje de ser placentero; segundo, la focalización en la zona genital inhibe las sensaciones de otras zonas erógenas, facilitando un posible desorden sexual; tercero, la creencia que los cuerpos –quirúrgica y químicamente alterados– de los actores son la norma de todos los cuerpos que no trabajan en la industria del porno genera una pobre autoestima en el espectador; cuarto, el porno promueve ideas falsas en torno a cómo se debe tratar a la pareja durante el acto sexual. 

Los especialistas consideran que la descarga excesiva de dopamina reduce la actividad de los centros de recompensa, haciendo que la repetición de la conducta sea cada vez más urgente y cada vez menos satisfactoria. Es decir que cuanta más pornografía se ve menor actividad realiza este centro de recompensa, lo cual provoca que el cerebro necesite más dopamina para sentir el mismo efecto con la misma intensidad, en especial en el cuerpo estriado, la corteza cinglada anterior –dedicada al control ejecutivo y control emocional– y la amígdala –enfocada en las emociones.

Esto no quiere decir que la pornografía no pueda fungir como una herramienta importante para el autoerotismo y el erotismo en pareja. Quizá dependería del tipo de pornografía que se consume (probablemente, el mejor es aquel enfocado en la equidad de género y en el erotismo incluyente con cada fantasía sexual) y la creatividad imaginativa que se estimule durante la práctica sexual. Por ello, es importante saber elegir casi inteligentemente el tipo de pornografía que se va a consumir –y va a impactar en nuestro cerebro. 

Científicos diseñan este sencillísimo test para descubrir si eres narcisista

Salud

Por: pijamasurf - 03/31/2017

Es sorprendente la facilidad con la que un narcisista se revela a sí mismo

Durante las últimas décadas el fenómeno del narcisismo se ha vuelto especialmente popular, en gran parte como resultado del individualismo cultivado por el neoliberalismo, el sistema económico que hoy vivimos. Este individualismo se traduce en individuos tan enfocados en sí mismos que pierden la capacidad de empatía y de humildad.

Todos contenemos dentro de nosotros algo de narcisismo; el problema está en el nivel. Desde hace décadas los investigadores han empleado mayormente un test para descubrir el nivel de narcisismo llamado Narcissism personality inventory, basado en 40 preguntas estratégicas. Recientemente, sin embargo, los investigadores Sara Konrath y Brian Meier descubrieron la efectividad de un nuevo y sencillísimo test llamado Single Item Narcissism Scale (SINS) para medir el nivel de narcisismo.

Su efectividad radica en un hecho curioso y que de algún modo la comunidad científica había pasado de largo: una de las características de una persona con altos niveles de narcisismo es que no tiene reparo alguno en aceptarlo. Por ello su test se basa, únicamente, en que la persona estudiada califique su nivel de narcisismo en una escala del 1 al 11. Este estudio --al que añadieron la nota aclaratoria “La palabra narcisismo significa egoísta, centrado en sí mismo, y vanidoso”-- comenzó a aplicarse en el 2014.

Según las investigaciones, al grado de narcisismo que resulta nocivo se le llama “narcisismo vulnerable” y se manifiesta cuando una persona reacciona muy ofendida, o incluso violentamente, cuando sus ideas o acciones son criticadas, cuando toma crédito por el trabajo de más personas, o bien, cuando culpa a los demás de sus propios errores.

Todos somos narcisistas, pero, ¿qué tanto lo eres tú? Si no tienes empacho en aceptar que eres altamente narcisista, entonces podría decirse, de entrada, que calificas entre los “narcisistas vulnerables”, lo cual es ya en sí mismo una patología.

Y tú, ¿eres narcisista?

 

Encuentra aquí este estudio.