*

X
Existen abundantes pruebas científicas de que el alcohol representa una mucho mayor amenaza a tu salud que los psicodélicos

Dentro de los múltiples absurdos que podemos encontrar en las legislaciones alrededor del mundo, es decir leyes infundamentadas al borde de lo ridículo, el rubro de las "drogas" es uno de los más fértiles. Más allá de acusar la ridiculez de estas leyes lo que salta a primera vista son los criterios que rigen su elaboración: responden a agendas económicas, políticas o psicosociales que poco tienen que ver con la persecución del bien de la sociedad. 

La "guerra contra las drogas" es cuantitativa y cualitativamente indefendible. Si bien esto se pudo presumir desde sus inicios, hoy, a varias décadas de su instauración, la experiencia fáctica así lo demuestra. En el caso de la prohibición de sustancias psicodélicas lo anterior es evidente. Y la evidencia se intensifica cuando contrastamos la naturaleza y efectos sociales de estas sustancias con, por ejemplo, el consumo de alcohol –y su industria multimillonaria.

Desde hace tiempo un creciente sector de la ciencia médica se ha propuesto desmitificar la satanización de los psicodélicos, abogando por la eficiencia terapéutica de dichas sustancias. Y para sumar evidencia a esta cruzada, un estudio reciente del Consejo de Investigación de Noruega determinó que los psicodélicos no producen problemas mentales o están asociados a tendencias suicidas –uno de los principales argumentos en contra de su consumo. Los investigadores analizaron el caso de 130 mil adultos y hallaron evidencia de que "el uso de psicodélicos es un factor independiente de riesgo para generar problemas de salud mental". La investigación concluye con una tajante aseveración: "es difícil entender que la prohibición de psicodélicos se justifique como una medida de salud pública". 

Del otro lado podríamos citar, entre muchas otras evidencias, la afirmación registrada en la US National Library of Medicine, que resulta de diversas investigaciones: "El abuso de alcohol podría conducir a tendencias suicidas mediante la desinhibición, impulsividad y falta de juicio, además de utilizarse como un vehículo para facilitar la angustia asociada al acto de cometer suicidio". 

Evidentemente no proponemos que se prohiba el alcohol, y tampoco queremos desestimar la intensidad de las experiencias psicodélicas, pero en cambio queremos cuestionar cuáles son los criterios para prohibir una sustancia por sobre otra, y acusar un cierto sinsentido en las políticas prohibicionistas. Todo apunta, como ya lo mencionamos, a que dichos criterios no persiguen el bien de la sociedad, sino agendas comerciales y políticas. A fin de cuentas recordemos que, como bien apuntaba Terence McKenna, los psicodélicos son "catalizadores de disidencia intelectual", algo que seguramente ha incomodado históricamente a los tomadores de decisiones.

El sencillo ejercicio para programar alegría en tu vida del gurú de la felicidad de Google

AlterCultura

Por: pijamasurf - 12/04/2016

Chade-Meng Tan era apodado el "tipo alegre" en Google; comparte aquí sus secretos

La alegría y el gozo consustancial de la existencia no es algo que uno tiene que trabajar en terapia arduamente, según Chade-Meng Tan, autor del libro Joy on Demand; de hecho, uno está mejor servido si realiza simples ejercicios mentales.

Tan es un exingeniero de Google que era reconocido no tanto por su trabajo temprano en desarrollar la función de búsqueda móvil sino por impartir clases de mindfulness en la empresa de Mountain View. De aquí que haya desarrollado todo un programa de atención plena y desarrollo personal orientado a la cultura corporativa. 

En su libro mantiene que él mismo se ha transformado en un tipo feliz simplemente realizando un sencillo ejercicio, al cual podemos ver como una especie de programación de buenos hábitos ligada a la atención plena. Se trata de reconocer lo que llama "delgadas rebanadas de alegría". Como el nombre lo indica, no se trata de nada épico, sólo de reconocer las sensaciones cotidianas que nos complacen. Por ejemplo, tomar agua cuando tienes sed: "Cuando hago eso, experimento una pequeña rebanada de alegría tanto en el tiempo como el espacio".

La idea es que esto sea parte de una meditación en movimiento: reconocer la alegría de una mordida de pan, la sensación de un aire fresco en un día caluroso, la conexión que uno siente cuando habla con un amigo, etc. Este tipo de cosas abundan en la vida, pero cuando uno las nota y hace una especie de nota mental, reconociendo la sensación, según Tan esto forma hábitos positivos que refuerzan nuestra capacidad de experimentar alegría. Se familiariza a la mente con la alegría. 

El sistema de Tan está sustentado por investigaciones que muestran que las personas que tienen mayor conciencia de los "sabores" de la vida reportan una mayor satisfacción en general. 

    

Tenemos de alguna manera una especie de optimismo sistematizado, con la ventaja de establecerse dentro de un marco de mindfulness, el cual hace que una persona no divague tanto en sus pensamientos y preocupaciones. Reconocer que la vida está hecha de pequeñas rebanadas de alegría es un método interesante aunque quizás no del todo completo, ya que la vida también está hecha de pequeñas rebanadas de dolor; reconocerlas sin formar apego a ellas ni identificarse es igualmente importante.