*

X
Un jardín que es una metáfora de las últimas teorías de la cosmología permite caminar por verdes galaxias espirales y contemplar agujeros negros y otros enigmas de la física

image (1)

Sobre una tierra devastada por los resabios de explotación minera en Crawick, Escocia, un duque y un paisajista obsesionado por la cosmología han construido un sofisticado jardín que sostiene ser una representación del multiverso. El arquitecto de la obra, Charles Jencks, antes ya había construido jardines que combinan la ciencia con la horticultura, como es el caso de su extraordinario Jardín de Especulación Cosmológica, lugar en el que materializó la siguiente idea: "¿Qué es un jardín sino la celebración de nuestro lugar en el universo?". El multiverso de Crawick es un proyecto aún más ambicioso.

Imagen: http://assets.atlasobscura.com/article_images/18679/image.jpg

Un extraordinario reportaje en Atlas Obscura cuenta la génesis de este proyecto y su reciente develación con todo y un congreso de cosmología orientada a la exploración del multiverso en el que participaron diversos físicos, hospedados por el duque Richard Buccleuch en el castillo Drumlanrig, donde pasaron el solsticio de verano haciendo excursiones a la vegetación y las esculturas microcósmicas que constituyen el "multiverso". El jardín, según narra Alina Simone en Atlas Obscura, consta de un supercúmulo de galaxias, montes espirales gemelos de la Vía Láctea y Andrómeda, un Anfiteatro Solar, un Paseo de Cometas, diferentes estructuras de las fases de agujeros negros, un Omphalos (el ombligo o surtidor cósmico del mundo) y, por supuesto, el multiverso mismo.

multiverse

Imagen: http://www.atlasobscura.com/articles/the-duke-the-landscape-architect-and-the-worlds-most-ambitious-attempt-to-bring-the-cosmos-to-earth

El nuevo jardín, en la tradición de los grandes jardines de Oriente, despliega un espacio que permite tener una experiencia de belleza, simetría, relajación y posiblemente expansión de la conciencia. Jencks explia que de hecho "estamos teniendo un diálogo con el universo", el jardín parece hacer visible ese misterioso diálogo que algunos místicos describen como la forma en la que el universo se conoce a sí mismo (a través de nosotros). Caminando entre estas estructuras que parecen evocar la monumentalidad druida de construcciones como Stonhenge y las majestuosas estupas del budismo con el delirio artístico de Dalí o de otro arquitecto británico, Edward James, uno imagina que la contemplación de los misterios del universo y las experiencias epifánicas brotan con soltura cristalina y fluidez mercurial. El jardín parece ser la feliz conjunción de los dos significados de la palabra pitagórica "cosmos": orden y belleza, de una forma que, si bien es recurrente en cualquier jardín (símbolo siempre de la perfección de la obra divina), en este caso se torna extrañamente literal, puesto que el jardín es explícitamente cósmico. Los pobladores locales sólo querían un parque para caminar y llevar a cabo sus competencias de banda de bolsa de pipa; ahora tienen una profusión de metáforas, enigmas del espacio-tiempo y posiblemente un páramo para cruzar hacia nuevos universos que se bifurcan.

Imagen: http://www.atlasobscura.com/articles/the-duke-the-landscape-architect-and-the-worlds-most-ambitious-attempt-to-bring-the-cosmos-to-earth

No sabemos si Jencks y el duque están familiarizados con la obra de Borges, pero su "Multiverso de Crawick" remite a "El jardín de senderos que se bifurcan", uno de los cuentos más famosos de Borges, el cual también puede leerse como una metáfora de la teoría del multiverso o más bien como una prefiguración de la teoría de Everett de "los muchos mundos". En "El jardín de senderos que se bifurcan" (una alusión al tiempo mismo, sustancia inefable), Borges escribe:

Ts'ui Pên diría una vez: Me retiro a escribir un libro. Y otra: Me retiro a construir un laberinto. Todos imaginaron dos obras; nadie pensó que libro y laberinto eran un solo objeto. El Pabellón de la Límpida Soledad se erguía en el centro de un jardín tal vez intrincado; el hecho puede haber sugerido a los hombres un laberinto físico. Ts’ui Pên murió; nadie en las dilatadas tierras que fueron suyas, dio con el laberinto; la confusión de la novela me sugirió que ése era el laberinto. Dos circunstancias me dieron la recta solución al problema. Una: la curiosa leyenda de que Ts'ui Pên se había propuesto un laberinto que fuera estrictamente infinito.

Este infinito se teje a través de la perpetua bifurcación. Lo que en la física es el colapso de la función de onda --y la continuidad en otro universo-- en el texto de Borges es la bifurcación de otro provenir:

En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable T'sui Pên, opta --simultáneamente-- por todas. Crea así diversos porvenires, diversos tiempos que también proliferan y se bifurcan.

Tanto Borges como Charles Jencks continúan ese proceso perenne en el hombre --el jardinero de la creación-- de construir en sus obras metáforas del misterioso orden del universo. Algunas son más afortunadas, y en ellas podemos vislumbrar una belleza y una verdad que parece acercarnos al centro radiante del enigma. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Más fotos en Atlas Obscura

Te podría interesar:

Rutinas diarias de genios creativos (INFOGRÁFICO)

Arte

Por: pijamasurf - 12/06/2015

¿Cómo administraba su tiempo y energía gente como Milton, Balzac, Voltaire, Le Corbusier, Nabokov, Kafka o Kant?

 Screen Shot 2015-12-10 at 7.22.23 PM

La posibilidad de que existan fórmulas para abrazar la genialidad o la brillantez creativa es una presunción contradictoria. De alguna forma estas cualidades están asociadas con la libertad y la autenticidad del ser (y quizá también con la disciplina, pero esa es otra historia). Sin embargo, no deja de ser interesante, incluso didáctico, conocer cómo administraban su vida cotidiana figuras de la talla de Milton, Balzac, Voltaire, Le Corbusier, Nabokov, Kafka o Kant.

El flujo individual, es decir nuestro camino de vida, está obviamente asociado con las decisiones que vamos tomando a lo largo de nuestra existencia. Y entre éstas la forma en la que decidimos usar nuestro tiempo, es decir cómo repartimos de manera habitual nuestro tiempo y energía entre los distintos rubros de nuestra vida, representa una decisión determinante para los resultados que obtenemos. Basta recordar el popular adagio que reza "el hábito hace al monje" para dimensionar o reflexionar sobre la importancia de nuestras rutinas cotidianas, las cuáles a fin de cuentas van dando forma a nuestra existencia. 

Ahora, si bien, como mencionamos ya, el genio es íntimo amigo de la libertad del ser, utilizar esa libertad para configurar un ritual creativo propio y consistente parece, aunque paradójicamente, una de las mejores maneras de ejercerla. En este sentido, Flaubert advertía: "sé regular y ordenado en tu vida, para que así puedas ser violento y original en tu obra".

Por su parte, Murakami es bien conocido por mantener una estricta rutina, que incluye despertarse a las 4 de la mañana y escribir diariamente durante 9 horas ininterrumpidas:

La repetición en sí se torna un aspecto decisivo; es una forma de hipnotizarte. Yo me hipnotizo a mí mismo para alcanzar un estado mental más profundo. Pero mantener tal repetición durante un período largo –entre 6 y 12 meses– requiere de una gran fortaleza física y mental. Por eso escribir una novela larga es como un entrenamiento de supervivencia. La fortaleza física es tan necesaria como la sensibilidad artística.

A continuación te compartimos un infográfico que ilustra la rutina diaria de 26 genios creativos, entre ellos varios escritores, algunos filósofos, pintores, arquitectos, músicos e incluso un hombre de ciencia (Charles Darwin). Esta memorable pieza creada por el sitio podio.com, además de permitirnos sumergirnos en estimulante data (que al presentarse de forma comparativa se vuelve aún más útil e interesante), también nos sugiere un par de lecciones o recordatorios, mismos que mencionamos:

1) No existen fórmulas para la genialidad, algo que comprobamos al observar que cada una de estas 26 figuras tenía su propia rutina.

2) La constancia o la consistencia como un vehículo fundamental para la labor creativa que aspira a coquetear con la brillantez.  


* Haz clic en la imagen para navegar una versión interactiva del infográfico