*

X
Francia aprueba una encomiable ley que obliga a los grandes negocios de ventas de alimentos a donar los productos alimenticios que no venden

1be0e8c8-e8c2-455e-a289-2d13523c4a89-540x324

En una medida que ha sido celebrada como una prueba de inteligencia y conciencia, los supermercados franceses no podrán tirar la comida excedente y deberán organizarse para donarla a caridades o para que sea utilizada para alimentar a animales. La Asamblea Nacional Francesa votó, de manera unánime, esta ley en contra del desperdicio de alimentos que caracteriza a las grandes corporaciones de venta de alimentos. Legisladores franceses remarcaron que esta ley es urgente, ya que existe una enorme y poco congruente brecha entre estos supermercados que ganan millones de euros y desperdician enormes cantidades de alimento y las personas que están desesperadamente hambrientas.

Los supermercados con una huella de más de 400 metros cuadrados deberán firmar contratos con organizaciones caritativas antes de julio del año que entra, o enfrentar fuertes penalizaciones. 

En los últimos años, cuenta The Guardian, la prensa francesa ha mostrado cómo familias pobres e indigentes logran sobrevivir tomando alimentos de la "basura" que generan estos supermercados. Pese a esto, muchas tiendas colocan blanqueador en los alimentos que tiran para evitar problemas de demandas por envenenamiento. 

Se calcula que, en Francia, la persona promedio tira alrededor de 20 a 30kg de comida al año; de estos, 7kg permanecen en sus paquetes.

La medida irá acompañada de un programa educativo sobre el desperdicio de alimentos en escuelas y negocios. Sería interesante que se implemente algún programa para que los ciudadanos también tengan los mecanismos y las motivaciones para no desperdiciar alimentos, más allá del reciclaje de basura. Evidentemente, el ejemplo francés merece ser replicado en otras partes del mundo.

 

Te podría interesar:

Sinestesia atmosférica: así se ve el sonido de un relámpago (FOTO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 05/22/2015

Un experimento geológico obtiene como resultado esta imagen conseguida por medio de los sonidos que hace un relámpago cuando impacta con la superficie del planeta

1.17490.jpg.CROP.promovar-mediumlarge.17490

El relámpago es por definición un evento instantáneo, fugaz, que en el momento mismo en que sucede comienza ya a desaparecer, de ahí que sean sorprendentes los raros momentos en que un rayo es captado en fotografía, a veces incluso en circunstancias que por la coincidencia con otros elementos lo vuelven todavía más increíble.

Con todo, ninguna imagen como esta que ahora compartimos, la cual se trata de la primera en mostrar por completo la naturaleza de un relámpago, como si fuera posible observarla en un tiempo dilatado.

Se trata sin embargo de una suerte de retrato sinestésico, pues en realidad no es el aspecto visual de un relámpago lo que vemos sino su sonido, un artificio conseguido por géologos del Southwest Research Institute, con sede en San Antonio, Texas, quienes en medio de una tormenta en Florida lanzaron un cohete equipado con cable de cobre recubierto de una fibra sintética y, por otro lado, colocaron 15 micrófonos de alta sensibilidad a 90m del punto de lanzamiento. En estas condiciones, los científicos triangularon la fuente de los sonidos más intensos, los cuales, para su sorpresa, provenían de la superficie y no del cielo.

En la imagen, el resplandor verde corresponde al impacto del relámpago sobre el alambre de cobre. Por otra parte, el color morado refleja los relámpagos que regresan. Sí: aunque esto se sabe poco, hay un momento del relámpago en que este viaja de la superficie al cielo. Paradójicamente, esta es la parte visible de un rayo, solo que sucede a tal velocidad que nuestros ojos no pueden percibirlo.

La imagen, por esto, es doblemente asombrosa, pues además de originarse en el sonido de un rayo, nos revela un aspecto del fenómeno que quizá no conocíamos.