*

X

El esperma puede pasar síntomas de traumas a través de generaciones

Salud

Por: pijamasurf - 04/23/2014

Estudio revela que a través de un mecanismo no inscrito en el genoma los sintomás de traumas sufridos en la infancia pueden ser transmitidos hasta dos generaciones.

Mouse_litter

Distintos investigadores se han esforzado durante mucho tiempo por identificar genes que ayuden a explicar por qué el cáncer y las enfermedades del corazón amenazan frecuentemente a ciertas familias. Sin embargo, aún no se tiene claro si la genética también puede ayudar también a explicar por qué los hijos y nietos de personas que han sobrevivido a eventos traumáticos tienen más probabilidades de experimentar enfermedades mentales que el resto de la gente.

Un grupo de investigadores europeos ha descubierto recientemente que los traumas durante la vida temprana pueden alterar un mecanismo no genético que gobierna la expresión de los genes en las células espermáticas de ratones adultos, y piensan que ésta es la razón que explica por qué las crías de estos ratones muestran los mismos comportamientos depresivos que sus padres.

La gente que experimenta traumas infantiles, como abusos sexuales o escenarios de guerra, frecuentemente experimentan desbalances hormonales. Los mecanismos que causan esto aún no han sido descifrados, pero los científicos coinciden en que es la expresión genética la que se ve afectada. Sin embargo, que estos cambios puedan heredarse es una idea controversial, pues implicaría que rasgos que no están codificados en el ADN pasaran a las siguientes generaciones.

Isabelle Mansuy, genetista de la Universidad ETH de Zúrich y coautora del estudio, señala que, a pesar de todos los estudios realizados hasta ahora, no se conocen genes que codifiquen la depresión o la esquizofrenia. Por esto es que se sospecha que factores ambientales, aunados al factor genético, podrían explicar que los efectos de un trauma sean heredados en determinadas familias.  

Para estudiar este efecto, se sometió a crías de ratón a periodos prolongados de estrés, apartándolas de su madre periódica e impredeciblemente por horas. Los ratones traumatizados exhibieron comportamientos alterados, como respuestas disminuidas al miedo y ciertos síntomas depresivos. Estos cambios de comportamiento son el resultado de un aumento en el número de microARNs en la sangre y el cerebro. Estos microARNs son pequeños fragmentos de material genético que no decodifican proteínas, pero regulan la expresión genética en circunstancias normales.  

Después de que las crías de los ratones traumatizados nacieran, su comportamiento fue monitoreado. Como se esperaba, mostraron los mismos síntomas traumáticos que sus padres, a pesar de nunca haber pasado por ningún trauma. Estos síntomas se detectaron incluso en la tercera generación.

Cuando los investigadores observaron el esperma de los ratones traumatizados, encontraron que también allí las cantidades de microARN eran anormalmente altas. Desafortunadamente, no se sabe aún cómo es que los cambios en el microRNA del cerebro son transmitidos al esperma, y aunque la tercera generación parece haber heredado los comportamientos traumáticos, estos no muestran el mismo aumento de microARN en sus gametos que las generaciones anteriores.

A pesar de no ser del todo concluyente, la verdadera importancia de esta investigación radica en que abre un camino para explicar un fenómeno que se creía biológicamente imposible. Este estudio muestra una forma diferente para asomarse no sólo al trauma, sino a la forma en que funcionan los mecanismos de la herencia. Poco a poco, se está volviendo evidente que la genética es sólo una parte de un proceso más amplio, en el que ciertos factores no genéticos y determinadas condiciones ambientales juegan también un papel muy importante.

[The Verge]

Responder en la noche correos electrónicos del trabajo no te hace mejor empleado, sino justo lo opuesto

Salud

Por: pijamasurf - 04/23/2014

Un par de investigaciones recientes revelan que utilizar tu teléfono, tu computadora o algún otro dispositivo para responder un correo electrónico laboral en la noche afecta tus ciclos de sueño y descanso y, paradójicamente, afecta tu concentración y entusiasmo del siguiente día, entre otras consecuencias más serias

working-lateHace poco más de un mes dimos a conocer la promulgación de una ley en Francia que permite a los trabajadores ignorar los correos electrónicos de sus jefes después de las 6 de la tarde. Como sabemos, algunos de los trabajos de nuestra época han aprovechado la conectividad permanente de internet y dispositivos como los smartphones para extender la jornada laboral a mucho, mucho más que las supuestas ocho horas reglamentarias, evidentemente en detrimento del tiempo del trabajador.

Ahora, Sydney Brownstone ha reseñado en el sitio Co.Exist un par de estudios realizados en universidades estadounidenses a propósito de un ejemplo de esta tendencia: el hecho de responder correos electrónicos laborales por las noches. Y si bien, por un momento, podría pensarse que esto es muestra de responsabilidad, paradójicamente tiene efectos nocivos en el rendimiento personal del día siguiente.

Para llegar a esta conclusión, investigadores de las universidades de Florida y Washington examinaron los hábitos, primero, de 82 gerentes de alto nivel de entre 31 y 40 años, inscritos en un programa de MBA (Maestría en Administración de Negocios, por sus siglas en inglés) cuyas clases estaban programadas en la mañana y en las últimas horas de la tarde. Asimismo, en el segundo estudio, los mismos investigadores analizaron datos provenientes de 161 personas empleadas en diversas industrias.

En ambos casos, las investigaciones evidenciaron que quienes utilizaban su teléfono portátil para responder correos electrónicos relacionados con su trabajo, al día siguiente estaban menos concentrados e incluso menos emocionados respecto de sus responsabilidades, además de que sentían que habían descansado pobremente.

Una de las hipótesis más interesantes de los académicos para explicar este fenómeno involucra el concepto de “agotamiento del ego” (ego depletion), el cual se refiere a una especie de deterioro psicológico de nuestra atención, como si esta fuera un recurso limitado que cada cierto tiempo necesita reabastecerse.

Por otro lado, los investigadores también retoman otros estudios que han señalado los efectos que los dispositivos como las computadoras, los smartphones, las tablet y otros tienen sobre nuestros ciclos de sueños. El sonido y sobre todo la luz que emiten sus pantallas interfieren notablemente sobre la fase REM del sueño (aquella en donde se consigue el descanso efectivo), incluso cuando se les ha utilizado hasta una o dos horas antes de dormir. Asimismo, el hábito de ir a la cama con el dispositivo al lado o en la misma habitación puede generar una sensación psicológica de mantenerse “atado” al trabajo.

Ahora bien, por si esto no fuera suficiente, estas investigaciones apuntan a otra consecuencia que sin duda merecería estudiarse con mayor profundidad: dado que la falta de sueño afecta los niveles de glucosa y los niveles metabólicos del córtex prefrontal, un área del cerebro asociada con el autocontrol, el estudio sugiere que ese descanso deficiente también podría estar relacionado con comportamientos poco éticos en el trabajo.

Así que, después de todo, quizá sea mejor no contestar ese correo electrónico que envió tu jefe a las 8 o 9 de la noche.

También en Pijama Surf: Tu celular te está matando: lo que no quieren que sepas de la radiación electromagnética