*

X
No importa qué tan seguro hayas configurado tu cuenta de Facebook, ellos tienen todas las herramientas para que tus datos puedan ser compartidos aun sin tu consentimiento.

¿Sabías que las aplicaciones de Facebook son el principal enemigo que atenta contra la privacidad de los usuarios?

Con esta ola de nuevos diseños, quizá “mejore” la experiencia de navegación, pero la privacidad queda en entredicho, ya que los nuevos permisos no los brindas tú sino que automáticamente, con un solo click, puedes acceder a la aplicación y ésta, al mismo tiempo, a tus datos personales, así que no debe ser ninguna sorpresa que el nuevo Faceboook App Center sea un enorme banco donde el capital es la identidad de mis millones de usuarios.

 

#1 -  El sencillo truco del botón

En el antiguo diseño se utilizaban dos botones —“Permitir y “No Permitir— los que, en automático, te llevaban a tomar una decisión. En el nuevo App Center Facebook no hay elección, un click y toda tu información será entregada a los desarrolladores de la aplicación.

 

#2 -  El truco de las letras “sin importancia”

Los diseñadores de Facebook saben que para los usuarios de la red, el texto en color gris generalmente pasa desapercibido. Esta es la respuesta al cambio de negritas a letras grises.

#3 -  El truco del símbolo

Anteriormente, el diseño presentaba información detallada sobre las situaciones a las que el usuario se exponía al momento de agregar una aplicación. En la actualidad, esta información ha sido cambiada por un par de signos de interrogación: “¿?”.  

 

#4 - El truco de la línea de acción

Por simple estrategia, los diseñadores han colocado los permisos debajo del botón principal para que  pasen desapercibidos.

#5 El amigable truco que te lleva rápidamente a la acción

En el nuevo App Center Facebook, los permisos de solicitud han sido escondidos y, a cambio, se ha colocado un botón que rápidamente te lleva a accionar la aplicación.  Antiguamente, aparecía el permiso de solicitud que advertía al usuario. 

[Tech Crunch]

El ejemplo más logrado de crowdfunding en México cumple su primer aniversario; siguiendo los pasos de sitios como Kickstarter, Fondeadora provee una plataforma para financiar proyectos multitudinariamente a través de internet

Siguiendo el caso de éxito de sitios de crowdfunding como Kickstarter y Indiegogo, el sitio Fondeadora ha adaptado un esquema de financiamiento colectivo vía internet a las particularidades de un país como México. El esfuerzo de Fondeadora, que cumple su primer aniversario, va encaminado a proveer una plataforma que permite a cualquier persona con una buena idea  materializar su proyecto. Bajo el espíritu democrático de Internet, la idea es  liberar a los "creadores" de una estéril estructura de financiamiento en la que se necesita pasar por la burocracia, tener contactos en puestos claves o tener de entrada mucho dinero para poder completar un proyecto.

El esquema de fondeo es muy sencillo, una persona tiene una idea, lo sube a Fondeadora y se lleva a cabo una dinámica de retroalimentación; una vez aprobado el proyecto se establece una cantidad y una fecha límite para fondear el proyecto. Si el proyecto es del agrado de los usuarios, y estos se ven motivados a aportar, se llega a la cifra acordada y el proyecto se fondea. Si una persona hace una aportación pero el proyecto no consigue alcanzar la meta, su dinero se le regresa. De esta forma se genera un espíritu de coproducción, especialmente orientado a proyectos artísticos, culturales o de innovación.

Esperamos que el crowdfunding en México se catalice en la psique colectiva, y empecemos a ver mayor cantidad y calidad de proyectos fondeados (Kickstarter incluso ha sido capaz de producir un épico largometraje de ciencia ficción, Iron Sky, en el que los nazis invaden a la tierra, desde su guarida en la Luna). Habrá que fomentar la confianza entre los "fondeadores" y los consumidores en general de que Internet es un medio seguro para hacer pagos, algo que en México tiene cierto rezago en comparación a otros países.  Y por supuesto también el espíritu de participación altruista: pertenencia en la creatividad. 

[Fondeadora]