*

X

Alberto Friscione: el buzo que reivindica a los tiburones y protege el mar

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/09/2012

El buzo mexicano Alberto Friscione, reconocido mundialmente, cumplió su sueño de luchar por la protección del mar y especialmente por la reivindicación del tiburón como animal inofensivo y necesario en la biodiversidad marina.

Nacido en Xalapa, Veracruz, en 1953, Alberto Friscione es uno de los buzos más reconocidos a nivel mundial, sobre todo por su labor de conservación de la fauna marina y, en general, de todas las bondades que el océano posee.

Friscione estudió veterinaria en la Universidad de Veracruz y desde hace más de tres décadas vive al pie del Mar Caribe, en Cancún. Su activismo en pro de la naturaleza oceánica se ha manifestado en publicaciones de libros alusivos al tema y en colaboraciones en documentales y series televisivas que buscan difundir y fomentar la importancia que tiene la biodiversidad marina para nuestro planeta.

En una entrevista reciente, este experimentado buceador se expresó así de la que considera su “gran pasión”:

Al mar siempre lo hemos tratado como el traspatio feo de nuestra casa o como un gran deposito de basura del mundo. Realizamos pruebas nucleares, lo saqueamos y lo sobre explotamos de una manera irracional y aun así nos sigue dando.

Creo que es hora de regresarle al mar un poco de lo que él nos ha dado, que ya no podemos seguir explotándolo como hasta ahora, en donde sabemos que no es una fuente de suministros interminable de alimentos, que sus recursos también se están terminando, que somos tantos que ya no soporta mas contaminación de los seres humanos y los mas importante, el mar es un factor determinante para ayudarnos con la amenaza del calentamiento global en donde esta ligada nuestra propia existencia.

Por otro lado, la sensibilidad de Friscione también encuentra expresión en la fotografía, arte que ha sabido dominar hasta obtener resultados admirables, tomas en las que es posible advertir el corazón mismo del océano, aquello por lo cual vale la pena tomar parte en los esfuerzos de este hombre.

Entre los varios reconocimientos a los que se ha hecho acreedor Friscione, se encuentra su participación en una campaña de Modelo Especial que busca enaltecer estas trayectorias de sueños cumplidos —sin importar que este tome la forma de la reivindicación de los tiburones y la protección al mar.

 

Consulta aquí una entrevista a Alberto Friscione

 

*Contenido cortesía de Modelo Especial

-Twitter http://twitter.com/_modeloespecial

-Facebook http://www.facebook.com/CervezaModeloEspecial

Mitología invisible: ganadores de competencia de fotografía microscópica

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/09/2012

La Olympus BioScapes Digital Imaging Competition se celebró por novena ocasión, dándonos un atisbo a ese bestiario fantástico pero totalmente real que es el mundo microscópico.

Dos ejemplares de Nabidae, al parecer alimentándose de un áfido (Geir Drange)

La Olympus BioScapes Digital Imaging Competition, que en este año es ya la novena ocasión en que se celebra, nos ha permitido atisbar ese complejo universo que coexiste en el nuestro pero que solo es accesible por medio de poderosos microscopios, los cuales amplían dicha realidad hasta hacerla aparecer en el mismo plano que la nuestra, trayendo de los abismos de lo ínfimo sorprendentes creaturas, formas, texturas e incluso panoramas enteros que sobrepasan aun la imaginación más despierta, una mitología invisible a nuestros ojos pero, paradójicamente, siempre presente.

 

Neuronas magnificadas a 40x (Jan Schmoranzer)

Así, las fotografías reconocidas en este certamen (sea con lugares de pódium o con menciones honoríficas), integran un bestiario sui generis en el que se combinan, como en cualquier buen ejemplar de esta tradición, la fantasía desaforada con la explicación didáctica, solo que en este caso no se trata de invenciones sorprendentes pero de algún modo coherentes hechas por un personaje sumamente creativo. Todo lo contrario. Las láminas de este hipotético libro pertenecen al mismo que leemos todos los días —y quizá ahí es donde radica el verdadero elemento de asombro que nos conmueve.

Colonias esféricas de Nostoc, una especie de alga (Gerd Guenther)

 

Esqueleto de una radiolaria, protozario unicelular (Christopher B. Jackson)

 

Boca y tentáculos del coral Montastraea annularis (James Nicholson)

 

El ojo de una libélula (Igor Siwanowicz)

 

Mastocitos de un ojo humano con conjuntivitis —los mastocitos se encuentran entre las primeras células del sistema inmune que reaccionan a un elemento patógeno (Donald Pottle)

 

Una joven venera de la especie Argopecten irradians: los puntos azules son ojos de los que, como el Argos de la mitología griega,  este molusco posee hasta 100 (Kathryn Markey)

 

El hipocampo de un ratón adulto (Sandra Dieni)

 

Rotífero de la especie Floscularia, animal microscópico (Charles Krebs, primer lugar de la competencia)

 

Células de tejido conectivo (Daniela Malide)

 

Ovarios y útero de la Drosophila melanogaster, la famosa mosca de la fruta (Gunnar Newquist)

 

 

Pretarso de la tercera pata de una mosca hembra de la especie Eristalis tenax (Jan Michels)

 

Esporangios de Arcyria stipata (Dalibor Matýsek)

 

Huevecillos de insectos (Haris Antonopoulos)

 

Estigma de trigo infectado con el hongo Claviceps (Fernán Federici)

 

Vaina de la planta conocida popularmente como granillo de oveja (Scorpius muricatus) (Viktor Sýkora)

[The Atlantic]